Continuidad cultural y vínculos literarios en el Caribe centroamericano

Responsables: Dr. Dante Liano (Università Cattolica del Sacro Cuore, Milán) y Dra. Milena Rodríguez Gutiérrez (Universidad de Granada).

Muchos estudios críticos se han dedicado al análisis de las relaciones políticas y culturales entre los países centroamericanos, enfocándose sobre todo en la herencia indígena e hispánica de esta región. Así, se ha destacado la unidad cultural mesoamericana y la presencia de importantes relaciones interregionales ya desde la época prehispánica, que se han mantenido a través de la Colonia. También la experiencia colonial, las guerras de independencia y los conflictos armados de los años setenta y ochenta en Centroamérica han determinado una historia compartida, caracterizada por las intervenciones norteamericanas, los monopolios de las multinacionales y la experiencia de la dictadura.

Sin embargo, más allá de esta continuidad política e histórica entre la costa pacífica y la región central de los distintos países centroamericanos, otra área de intensos intercambios culturales es la costa del Caribe, que también ha conocido una historia común en su colonización e inmigración forzada hacia los cultivos bananeros y azucareros.

La presencia de una población multicultural, de origen indígena, africano, hispánico y anglosajón, ha determinado dinámicas sociales muy peculiares en esta región, que la han transformado en una unidad cultural, dentro de Centroamérica. La hipótesis inicial es precisamente que existe una continuidad a lo largo del Caribe centroamericano, a pesar de las diferencias nacionales. Para comprobar dicha continuidad, nos proponemos estudiar sus expresiones literarias y culturales.

Por otro lado, las relaciones de Cuba, por ejemplo, con países como México o Estados Unidos han recibido atención por parte de la crítica y especialistas. En cambio, las relaciones y vínculos literarios y culturales que han desarrollado la isla de Cuba y los diferentes países que integran la región de Centroamérica, no han sido estudiadas con demasiada exhaustividad. Aunque pueden rastrearse otros, existen, sin duda, momentos significativos en estas relaciones, fundamentalmente durante los siglos XIX y XX; entre ellos, podemos mencionar los siguientes: la admiración y simpatía de Rubén Darío hacia José Martí, que quedan de manifiesto en su célebre necrológica dedicada al autor de los Versos Sencillos, incluida con posterioridad en su libro Los raros; o las relaciones e intercambios literarios entre el propio Rubén Darío y Julián del Casal; producidos como consecuencia de la visita a La Habana del primero en 1892. En el siglo XX, por otra parte, cabe mencionar las relaciones que mantienen los origenistas, fundamentalmente Cintio Vitier y Fina García Marruz, con el poeta Ernesto Cardenal, y con Nicaragua; o, dentro de Cuba, y con posterioridad al triunfo de la Revolución cubana, resultan también relevantes los vínculos que se establecen entre el salvadoreño Roque Dalton y algunos escritores e intelectuales cubanos, pertenecientes a las llamadas generaciones de los 50 y los 60.

Esta mesa se propone entonces investigar las relaciones culturales en el Caribe centroamericano, a través de algunas obras literarias producidas en la región, considerando también las estrechas relaciones con Belice y con otras áreas del Caribe, como Cuba, Jamaica, Haití, República Dominicana y Puerto Rico, entre las cuales hubo un consistente movimiento poblacional, invitando a la indagación en torno a algunos de los temas señalados o también sobre otros, propuestos por los participantes de la mesa.