Miradas occidentales hacia un espacio revolucionario: la solidaridad con los movimientos guerrilleros centroamericanos en los años setenta y ochenta

Responsables: Christian Helm, investigador (Universidad Leibniz de Hannover) y José Manuel Ágreda Portero, investigador (Universidad de Santiago de Compostela).

El triunfo del Frente Sandinista de Liberación Nacional sobre la dictadura somocista supuso un gran espaldarazo para las aspiraciones de otras guerrillas centroamericanas. En el mundo occidental, el 19 de julio de 1979 fue recibido con gran entusiasmo entre los grupos de izquierda. Veinte años después de Cuba y como uno más de los desafíos que se produjeron entre los bloques de la Guerra Fría, Centroamérica se convirtió en un lugar donde la idea romántica de un nuevo tipo de revolución podría ser factible e incluso vivida y experimentada.

Disconformes con el sistema capitalista establecido, críticos con los rasgos de la política y la sociedad en los países occidentales, los activistas dirigen sus aspiraciones de transformación del mundo a los países centroamericanos. Por ello, la lucha realizada en Nicaragua, Guatemala y El Salvador supuso que fuesen los beneficiarios de un importante movimiento de solidaridad.

Nuestra mesa analizará las representaciones de la Centroamérica revolucionaria entre los comités de solidaridad presentes en los distintos países europeos. En su imagen se combinaban las ideas revolucionarias y la teología de la liberación con la resistencia antiimperialista. Desde las diferentes peculiaridades de cada país se crearon redes de apoyo a los grupos guerrilleros. Estos tuvieron un papel importante en la iniciación y el fomento de la solidaridad a nivel ideológico, político y cultural.

También se preguntará por los motivos y los puntos de encuentro entre activistas de ambos lados y las experiencias de decepción con el curso de los acontecimientos. Revolución, antiimperialismo y anticapitalismo fueron los ejes ideológicos que trazaron puentes solidarios entre los movimientos centroamericanos y occidentales. A través de ellos se crearon marcos compartidos de movilización social, intercambios personales y culturales que llevaron a un estrecho acercamiento entre ambos que persiste, en algunos casos, hasta la actualidad.

Partiendo de las reflexiones anteriores, esta mesa se basa en dos ejes principales:

TRANSDISCIPLINAREIDAD: se primarán los estudios desde diferentes disciplinas de las Ciencias Sociales (Historia, Antropología, Sociología, Politología e incluso la Lingüística y la Literatura con trabajos sobre la memoria) que incidan en las percepciones creadas sobre Centroamérica en los países occidentales.

TRANSNACIONALIDAD: se tendrán en cuenta principalmente los trabajos que tiendan puentes para la comprensión de la idea forjada sobre Centroamérica en los países del bloque occidental durante los años setenta y ochenta de la Guerra Fría.